>  

Curiosidades

  >  

Mancini vs Southgate: gana el italiano por goleada

Mancini vs Southgate

Mancini vs Southgate: gana el italiano por goleada

Italia e Inglaterra van a disputar el domingo, a partir de las 21.00h, en Wembley, la gran final de la Eurocopa 2020.

Los Azzurri sufrieron la vida para imponerse a una mejor España en la tanda de penaltis. Los Pross necesitaron la prórroga para completar su remontada ante una Dinamarca que vendió muy cara la derrota.

En ambos encuentros, los técnicos italiano e inglés demostraron que son de carne y hueso.

Mancini se equivocó con los cambios, tras el 1-0 de Chiesa. El técnico transalpino decidió cambiar por completo la orientación de su escuadra y puso en juego a un once defensivo para poner en práctica el tradicional catenaccio italiano. Aún quedaban muchos minutos para la conclusión de los 90 reglamentarios y la segunda parte se le hizo muy larga. El gol de Morata y la falta de poder ofensivo del combinado italiano hizo que este último sufriera mucho antes y durante la prórroga. Llegar a los penaltis fue el mal menor y allí, Donnarumma les dio el pase a la final. En caso contrario, Mancini habría quedado muy retratado.

Southgate, por su parte, siguió demostrando su falta de recursos al frente del banquillo inglés. El técnico de los Pross ni sabe, ni quiere salirse de su único guion. Da igual que entre los suplentes tenga a jugadores como Rashford, Foden o Sancho, entre otros. Southgate solo varía su sistema para reforzar la parcela defensiva; puede elegir entre 4 o 5 defensas, pero no tiene alternativas ofensivas. Para él, es imperativo jugar con dos pivotes defensivos, que no son capaces de generar juego, ni de dar pases interiores a sus mediapuntas. Sus cambios siempre son de jugador por jugador; nunca varía su esquema. De momento, no le ha salido mal, porque la calidad de sus delanteros le ha salvado la papeleta, pero ante Italia, todo puede ser diferente.

Si los azzurri marcan primero y se encierran, Inglaterra sacará probablemente a la luz sus carencias en ataque, provocadas principalmente por la falta de recursos de su técnico.

Al margen de valoraciones técnicas, podemos recurrir a los resultados de Mancini y de Southgate al frente de ambas selecciones.

Roberto Mancini, desde su llegada en mayo de 2018, ha dirigido al combinado nacional italiano en 36 partidos. Su balance es de 27 victorias, 7 empates y 2 derrotas, con 80 goles a favor y 19 en contra. Ha conseguido 2,44 puntos por partido. Italia lleva una tremenda racha de 31 partidos invicta. Su última derrota se produjo en septiembre de 2018, ante Portugal (1-0), en la Nations League. Fue el último partido en el que Mancini utilizó el sistema 4-4-2, con doble pivote; desde entonces, siempre ha empleado un 4-3-3 ofensivo, para aprovechar el dinamismo y la capacidad de generar juego de su centro del campo, así como la calidad y la eficacia de sus delanteros. Ya en la Euro, Mancini ha resuelto con victorias todos sus partidos, excepto el de España, que acabó con empate y tuvo que resolverse desde la tanda de penaltis. La superioridad mostrada por la Roja es, quizá, el único punto oscuro de la trayectoria del técnico al frente de Italia. No obstante, Inglaterra no tiene la capacidad de España de dominar los partidos; al contrario, probablemente defenderá más que atacará, teniendo en cuenta la filosofía de su técnico.

Gareth Southgate llegó a la selección de Inglaterra en noviembre de 2016 y, desde entonces, ha logrado mantenerse en el cargo. Los Pross llegaron a las semifinales del Mundial de Rusia, perdiendo contra pronóstico con la Croacia de Modric y Rakitic. Dicha actuación le valió para seguir al frente del combinado nacional. En el último lustro, Southgate ha dirigido 60 encuentros, con un balance de 41 victorias, 9 empates y 10 derrotas (131 goles a favor y 47 en contra). Ha conseguido 2,20 puntos por partido (una media muy inferior a la de Mancini). Inglaterra lleva una racha de 12 partidos invicta, desde su derrota por 2-0 ante Bélgica en la fase de grupos de la Nations League, en noviembre de 2020. Southgate únicamente utiliza dos variantes tácticas, ambas de talante defensivo: un 4-2-3-1, con dos pivotes defensivos, con carencias para construir juego y filtrar pases de calidad a la línea de mediapuntas; y un 3-4-3, en el que los carrileros son más laterales que extremos. En la Euro, Southgate ha ganado todos sus partidos, excepto el de Escocia (que terminó sin goles), gracias, fundamentalmente, a su solidez defensiva y a los chispazos de calidad de sus atacantes. El técnico británico no ha sabido sacar el máximo partido a su roster y ha sido ultra conservador con los cambios. Minimizando riesgos, con planteamientos muy cicateros, ha logrado llegar a la final, que se va a jugar en su casa.

Inglaterra aparece como favorita para conseguir su primer título europeo para las casas de apuestas. Por ejemplo, en Betfred, su triunfo final se paga a cuota 1,75 (creemos que Inglaterra está muy sobrevalorada).

Por el bien del fútbol ofensivo y del trabajo bien hecho desde el banquillo, ojalá gane Italia. Mancini se lo merece mucho más que Southgate, sin duda.